Carta de CoDA en apoyo a Patagonia sin Represas

  • “Es necesario abandonar una política que tienda a la satisfacción total de la demanda energética sustituyéndola por una de desarrollo científico, tecnológico y cultural que nos permitan superar las actuales barreras y desarrollar fuentes energéticas no convencionales. Nos oponemos a la instalación de mega represas y centrales nucleares. En consecuencia, postulamos un control y exigencia progresiva del Estado a los actores económicos en orden a disminuir la demanda, creando desincentivos al consumo energético e incentivos efectivos a la investigación e inversión en fuentes energéticas no convencionales.”

Si deseas bajarla carta-apoyo-aysen.pdf

LEER COMPLETA

Santiago, Marzo de 2008

Señores

CONSEJO DE DEFENSA

DE LA PATAGONIA

Y COMUNIDAD DE AYSEN

Región de Aysen

Presente

De nuestra consideración, Por medio de la presente, es grato saludarles y felicitarles por la gran labor que realizan en defensa de una importante reserva de vida para Chile y el Planeta, como es “PATAGONIA”. Coalición del Agua valora enormemente su trabajo, el que esperamos continúe teniendo buenos frutos y que, por sobretodo, ayude a detener la amenaza latente que existe sobre Patagonia. Como organización juvenil nos convoca el equilibrio ambiental y la armonía con el planeta, por ello declaramos que nos oponemos proyectos que amenacen o pongan en riesgo nuestra visión. Por nuestra parte, hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance para apoyar y difundir la campaña “Patagonia Sin Represas”, sin embargo estamos conscientes que aún queda mucho por hacer. Es por eso que mediante esta misiva ofrecemos continuar con nuestro apoyo, principalmente en la difusión de actividades y en la búsqueda de alianzas entre redes nacionales e internacionales. ¿Por qué apoyamos la campaña?

  • Respondiendo al llamado que recientemente hace el último informe GEO – 4, consideramos que es “necesario cambiar los actuales estilos de vida” y por ende abandonar progresivamente la dinámica de sociedad consumista que dista de ser sustentable y amigable con nuestra Madre Tierra.

  • Respetamos la visión estratégica de desarrollo local y regional que la campaña defiende en orden a potenciar Patagonia como destino turístico y proveedor de servicios de alto nivel.

  • Consideramos que urge el desarrollo de una planificación territorial seria y el avance expedito en el diseño de la estrategia nacional de cuencas, pues la construcción de mega represas ocasionan daños irreparables que se traducen en costos ambientales y sociales que superan con creces las utilidades obtenidas, las que van en beneficio de unos pocos. No queremos ser testigos ni cómplices de un crimen ecológico y social como el del Alto Bío Bío.

  • Cómo jóvenes somos concientes que el Calentamiento Global es un tema que atañe a todos los habitantes de la Tierra. Más aún sabiendo que los humanos somos responsables. Si seguimos fomentando la sobreexplotación de recursos naturales en desmedro de las reservas de vida, no tendremos ninguna posibilidad de revertir la situación actual del planeta.

  • Estamos en desacuerdo con el estancamiento de grandes fuentes de agua dulce. Proyectos como el represamiento de ríos en Patagonia o destrucción de glaciares en el Norte de Chile, desde nuestro punto de vista no constituyen una decisión acertada. El argumento de conseguir energía a “bajo costo” para superar la supuesta “crisis energética” en post del “desarrollo país” nos resulta inaceptable tomando en cuenta el actual escenario de escasez de agua que enfrenta nuestro país, sino que también el planeta, siendo el recurso hídrico vital para la subsistencia de las especies que lo habitan.

  • Es necesario abandonar una política que tienda a la satisfacción total de la demanda energética sustituyéndola por una de desarrollo científico, tecnológico y cultural que nos permitan superar las actuales barreras y desarrollar fuentes energéticas no convencionales. Nos oponemos a la instalación de mega represas y centrales nucleares. En consecuencia, postulamos un control y exigencia progresiva del Estado a los actores económicos en orden a disminuir la demanda, creando desincentivos al consumo energético e incentivos efectivos a la investigación e inversión en fuentes energéticas no convencionales.

  • Mantenemos la convicción que el tan ansiado “desarrollo” no se logrará con una visión de progreso basada en la explotación de recursos naturales altamente generadora de pasivos y daños ambientales. Fundar nuestra economía en actividades extractivas es una visión corto placista y poco viable. Resulta evidente que ésta genera un deterioro y agotamiento de nuestro patrimonio natural, que nos llevará en un futuro cercano a perder nuestra principal fuente de ingresos y a un irremediable colapso socioeconómico. Frente a este escenario ya no tendremos opción de virar hacia un desarrollo sustentable.

  • Chile requiere una visión estratégica de Desarrollo basada en el uso sustentable de los recursos naturales. Una de las mejores vías dadas las condiciones geográficas de Patagonia y el valor incalculable de sus paisajes es fomentar un turismo consecuente con esta idea, es decir, de bajo impacto que involucre a las comunidades generando ingresos que beneficiarán directamente a los habitantes de la región. Se visualiza así una alternativa de desarrollo con perspectiva de futuro y acorde a la realidad regional.

  • Como ciudadanos concientes e informados tenemos el derecho y el deber a exigir políticas de desarrollo acordes a nuestros tiempos, basadas en un desarrollo sustentable.

  • La democracia en que vivimos tiene como límite el respeto de los derechos fundamentales de todos los ciudadanos, entre ellos los de las minorías. Construir Mega Represas y cualquier otro proyecto que dañe significativamente el Ambiente en Patagonia implica una grave y manifiesta vulneración al derecho fundamental a vivir un medio ambiente libre de contaminación, y por qué no del interés legítimo a vivir en un medio ambiente adecuado. La concreción de dichos proyectos constituyen una evidente violación a los principios consagrados en nuestra constitución y en los tratados internacionales ratificados por Chile.

Señores, estamos en pleno siglo XXI, el paradigma que inspiró la revolución industrial y la ilusión de recursos naturales infinitos al servicio del hombre ya es pasado. Debemos ser capaces de adecuarnos a la nueva realidad volcando nuestra visión y actuar a una relación de equilibrio y armonía basada en la reciprocidad con nuestra Madre Tierra, dejando atrás los vestigios de aquel sombrío paradigma que hasta hoy nos encadena.

Para finalizar, rescatamos las palabras de Raúl Brañes: “El cambio ambiental, entendido como el paso de una sociedad esencialmente depredadora, como es la sociedad en que vivimos, a una sociedad que se estructura en torno a la idea del desarrollo sostenible, es para mí un cambio posible, es decir, realizable”.

Esto no es utopía, sólo es un cambio de actitud necesario y urgente que debe nacer en cada uno de nosotros.

PATAGONIA SIN REPRESAS, RIOS VIVOS Y LIBRES. NO A LA DESTRUCCIÓN DE NUESTRA MADRE TIERRA, EL CAMBIO ES POSIBLE SOLO BASTA TOMAR LA DECISIÓN Y ACTUAR.

COALICIÓN DEL AGUA


www.coaliciondelagua.wordpress.com

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: