Lago Lleu Lleu En peligro

Alerta sobre las operaciones mineras en el lago Lleu Lleu

por Adolfo Millabur Ñancuil (Alcalde de Tirua)A raíz de los hechos que acontecen en nuestro territorio me he visto en el deber y necesidad de informar y advertir a la opinión publica lo siguiente:

 

En los últimos años hemos vistos con preocupación un nuevo hecho de usurpación que se ha instalado y constatado en nuestro territorio, especialmente desde el año 2005, independiente de las ya instaladas empresas forestales que afectan a nuestro Pueblo se le suma esta nueva amenaza, que consiste en las intenciones de empresarios privados de realizar prospecciones mineras en territorio mapuche y especialmente en la rivera del Lago Lleu Lleu.

 

En el año 2006, tras diversas gestiones e investigaciones que realizamos en la zona del Lleu Lleu respecto a rumores que circulaban sobre las intensiones de un particular de realizar prospecciones mineras en la rivera del Lago nos percatamos del modus-operandi que había realizado la empresa “Manto Rojo” en el afán de realizar inscripciones de subsuelo en terrenos de propiedad mapuche, basado en el secretismo y en la subestimación de la población afectada.

 

A raíz de una presentación oficial realizada mediante una carta de fecha 4 de agosto 2006, enviada a todas las instituciones implicadas en la situación en cuestión: CONADI; Gobernación de Arauco, Intendencia VIII región, Seremi de Minería, Servicio Nacional de Minería y Geología y a la propia Presidenta de la Republica donde solicitaba información y se advertía y dejaba en evidencia la situación que estaba sucediendo y afectando al territorio del lago Lleu Lleu, tremenda fue mi sorpresa al constatar la nula o intencionada desinformación que los organismos que debían de intervenir en este tipo de hecho tenían, trayendo consigo un manto de dudas y sospechas hacia los mismos.

 

Estos hechos que demuestran su gravedad cuando comprobamos este actuar oculto de las empresas (manto rojo) en concomitancia con una serie de Instituciones Estatales que en primer lugar no han cumplido su misión, empezando por los Tribunales de Justicia, que han acogido a trámite y resolución favorable de solicitudes que afectan tierras indígenas, demostrando una grave falta de observancia y respeto al publicitado “ESTADO DE DERECHO”, vulnerando el art. 39 letra e) y f) de la Ley indígena.

 

Además por tratarse de solicitudes que afectan a un bien nacional de uso publico, en este caso el Lago LLEU LLEU, no hubo pronunciamiento oficial del gobernador provincial de Arauco, vulnerando el art, 17 del código de minería. Lo que por un lado implica un desconocimiento de la realidad y cultura mapuche de parte de los jueces, y por otro que toda la legislación que el Estado dice dictar para proteger las culturas ancestrales no tiene aplicación en la realidad.

 

A esta grave omisión de los organos Judiciales se suma el actuar negligente de la CONADI, organismo público encargado de resguardar, promover y fomentar el desarrollo armónico de las Comunidades Mapuches, la cual a pesar de su respuesta a la carta antes mencionada, en la que el Director Regional de Conadi se comprometió a vigilar que las peticiones de Concesiones de Exploración y Explotación y que sus respectivas inscripciones no se encuentren en terrenos pertenecientes a Comunidades Indígenas, y que en el caso que una concesión minera afecte inmuebles de Comunidades Indígenas o Areas de Desarrollo Indígenas se ejercerían las acciones tendientes a velar por el cumplimiento de la normativa, no ha dado cumplimiento a su compromiso y a su obligación legal, pues no se ha preocupado de realizar un seguimiento de las causas mineras, y de esta forma no ha cumplido su propia palabra expresada en oficio 198 del 17 de agosto de 2006.

 

Por último y como corolario a esta descoordinación, y falta de observancia legal y a los discursos del Gobierno que hablan de un nuevo trato, denunciamos el doble standar de éste, ya que pese a la imagen que intenta proyectar hacia la opinión pública mantiene un actuar dudoso que responde a una falta de coherencia que tienen las políticas dirigidas hacia nuestra gente, donde por un lado se publicita un estado de derecho (Ley Indígena, Nuevo Trato.. etc. etc) y al momento de actuar se hace lo contrario, desconociendo lo que sus propias autoridades han promovido (firma de convenio marco, inversión, gobierno en terreno, Áreas de desarrollo indígena, etc..) y suscrito con las comunidades.

 

En este caso particular El Intendente y Gobernador a la época en que me enteré en los hechos desconocieron reiteradamente las denuncias que la comunidades realizaron al respecto, minimizando los hechos. Sin embargo, si se produce algún reclamo de parte de las comunidades, quienes lo hacen, pasan a formar las filas de una organización ilícita o simplemente “terroristas” justificando de esta manera el servicio policial que se le presta a las grandes empresas privadas (forestales, mineras) en desmedro y en clara provocación a las comunidades del sector, sin hacer frente a la situación que se expone, dejando a la vista que se trata de un proyecto en las sombras y de no ser por la reacción de las comunidades y sus propias averiguaciones, no nos hubiésemos enterado.

 

Hoy en día no sólo esta práctica se ha mantenido sino que nuevamente y ante nuevas solicitudes que no sólo se orientan a la exploración sino a que ha explotar minerales que existirían en las inmediaciones del Lleu Lleu, se pone nuevamente en evidencia la inoperancia de las Instituciones y la falta de respeto hacia nuestra cultura, ya que las concesiones son ahora solicitadas por el mismo Empresario Minero Sr. Troncoso que en su afán de burlar la legislación se ha asociado con una persona de apellido mapuche - Benedicto Melin , para explotar los minerales que se encuentran en un radio de 600 hectáreas de terreno ubicadas en la comuna de Contulmo, (NEWEN MAPU 1 Y NEWEN MAPU 2), ingresadas el 20 de febrero de 2007 y publicada en el boletín minero de santiago edición 5864, pagina 2 del 20 de marzo de 2007, ambas de 300 hectáreas.

 

Si bien, jurisdiccionalmente estas concesiones de explotación se encuentran en una comuna vecina, me siento en el deber de informar y alertar de las amenazas de las cuales estamos siendo objeto, puesto que esto atenta no solo a esta comuna sino a todo el pueblo mapuche y en particular al Lago Lleu Lleu jurisdicción también de la comuna de Tirúa.

 

A lo anterior se suma la reciente presencia en oficina del secretario municipal de este municipio, del señor Vernon Arseneau presentándose como Gerente General de una empresa canadiense llamada Exploraciones ZNC Collasuyo s.a.c. (zincore metals inc. Ubicada en Peru, Av. Del parque Norte 829, Urb. Córpac, Lima 27, correo electrónico varseneau@zincoremetals.com, telefonos 051-1-2255588/ fax 051-1-8852419), según nuestras averiguaciones empresa vinculada al conflicto del norte de Chile PASCUA LAMA, con el objeto de solicitar información acerca de los dirigentes de unas de las comunidades en donde se encontraría un mineral susceptible de ser explotado (Tranicura, Tirúa Sur), situación que por cierto indica que esta amenazas se traslada a otra parte de nuestro territorio ahora en la comuna de Tirúa.

 

Aparte de lo ya expresado mi preocupación como Autoridad Comunal, que no teniendo las facultades legales que me permitan evitar este tipo de atropellos y resguardar el derecho de las comunidades en este ámbito, solo me queda informar y denunciar que estos hechos se repiten, y se suscitan en un periodo en donde hemos insistido en el respeto que merece nuestra gente dentro de sus territorios, y donde el gobierno pregona el dialogo, pero que cuando ejercemos tal derecho y exigimos que se cumpla la propia normativa dada por el Estado chileno para “supuestamente” respetar los derechos del pueblo Mapuche , nuestros dirigentes son reprimidos y condenados al encarcelamiento basados en una legislación espuria con una apariencia democrática (ley antiterrorista y ley de seguridad interior del estado).

 

Por ello reitero mi particular preocupación por la desidia y falta de respeto de las entidades públicas llamadas a cautelar los derechos de todos y en este caso particular de los mapuches, y exijo se ponga término a la despreocupación de órganos judiciales, administrativos y políticos que no han ejercido sus prerrogativas ni menos cumplido con sus imperativos, actuar que por lo demás implica un claro desacato a la recomendación recientemente efectuada por la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas en orden a consultar con las comunidades antes de conceder licencias para la explotación económica de las tierras objeto de controversia y garantizar que en ningún caso la explotación de que se trate atente contra los derechos reconocidos en el Pacto , lo que en sentido amplio implica no sólo aplicar nuestra legislación sino que también adecuarla modificándola cuando sea necesario en aquellas areas económicas que pudieren afectar el territorio mapuche, como lo sería la Legislación Minera, de Aguas, Propiedad Intelectual, etc.

 

Lo narrado me lleva a creer (y espero equivocarme) que cuando se trata de resguardar los derechos del pueblo mapuche el “ESTADO DE DERECHO” no funciona, por lo que hago un llamado a las Comunidades para que estemos vigilantes y dispuestos a luchar por nuestros legítimos derechos.

Anuncios